Cuando el cuerpo grita lo que la mente no acepta (1º parte)

Muchas veces comenzamos a sentir dolores que no terminamos de entender. Dolores de cabeza, de estomago, de garganta…acudimos, como debe ser, al medico. Este nos medica pero no termina de pasarsenos dichos dolores. Vamos a mas medicos, nos hacen pruebas y no encuentran nada.

Una vez que hemos descartado cualquier problema físico, una vez los médicos nos han dicho que no entienden de donde viene esos dolores, que parece que nunca van a desparecer, es cuando quizás podamos plantearnos algo tan «extraño» como común como es la somatizacion. Muchos médicos terminaran diciéndote que es estrés lo que probablemente no sepan decirte es de donde viene y, sobretodo, como eliminarlo. Antes de seguir leyendo quiero que quede muy claro que este tipo de trastorno SOLO se puede tener en cuenta una vez descartadas las posibles causas medicas.

Hasta el DSM IV se conocía como trastornos por somatizacion. Actualmente y con la nueva edición del DSM V ha pasado a denominarse trastorno de síntomas somáticos. A continuación voy a exponer lo que se consideran los criterios diagnósticos para dicha enfermedad.

A. Uno o más síntomas somáticos que causan malestar o dan lugar a problemas significativos en la vida diaria.
B. Pensamientos, sentimientos o comportamientos excesivos relacionados con los síntomas somáticos o asociados a la preocupación por la salud como se pone de manifiesto por una o más de las características siguientes:
1. Pensamientos desproporcionados y persistentes sobre la gravedad de los propios síntomas.
2. Grado persistentemente elevado de ansiedad acerca de la salud o los síntomas.
3. Tiempo y energía excesivos consagrados a estos síntomas o a la preocupación por la salud.
C. Aunque algún síntoma somático puede no estar continuamente presente, el trastorno sintomático es persistente (por lo general más de seis meses).
Especificar si:
Con predominio de dolor (antes trastorno doloroso): este especificador se aplica a individuos cuyos síntomas somáticos implican sobre todo dolor.
Especificar si:
Persistente: Un curso persistente se caracteriza por la presencia de síntomas intensos, alteración importante y duración prolongada (más de seis meses).
Especificar la gravedad actual:
Leve: Sólo se cumple uno de los síntomas especificados en el Criterio B.
Moderado: Se cumplen dos o más de los síntomas especificados en el Criterio B.
Grave: Se cumplen dos o más de los síntomas especificados en el Criterio B y además existen múltiples quejas somáticas (o un síntoma somático muy intenso).

Saber los criterios diagnósticos nos puede servir un poco para ver si nos cuadra con lo que nos pasa pero desde la practica clínica debo decir que no siempre es necesario que se den para que ya se note que hay un problema de base.

A veces la parte del cuerpo que nos duele puede tener que ver con el acontecimiento traumatico que nos sucedió. Por ejemplo: podemos tener problemas de garganta porque nunca hemos contado algo al ser incapaces de verbalizarlo. Podemos tener dolores de cabeza por que en algún momento nos culpabilizamos de nuestros pensamientos.

Sin embargo, en muchas ocasiones ni tan siquiera hay una relación lógica entre lo que nos duele y lo que realmente no provoca ese dolor. Para aclararnos mejor voy a poner un ejemplo de un paciente mio (he cambiado algún dato para conservar el anonimato)

Uno de mis pacientes acudió a mi con un dolor muy fuerte en un costado del cuerpo. Lo primero a lo que le «obligué» fue a ir al medico, el cual descartó cualquier problemática importante aunque si encontró alguna pequeña piedra en el riñón. Aun así esta pequeña piedra no explicaba ese fuerte dolor que ya duraba 4 años. Como ya habíamos averiguado la parte física y puesto remedio a esta por parte del medico se trabajo la parte psicológica. Sin querer meterme en detalles pudimos descubrir  que el dolor que este paciente no había logrado superar y que les estaba ocasionando ese terrible dolor físico durante ya mas de 4 años era la muerte de su hermano (que había sucedido unos 15 años antes). Trabajamos sobre aquello y tras varios meses de terapia  el dolor desapareció. No quiero meterme en mas cosas que supero este paciente, que fueron muchas, por que lo importante para este post es esta parte de somatizacion que tuvo a esta persona 4 años con dolores muy importantes y que en 6 meses desaparecieron para siempre..

Muchas veces cuando nuestra mente no puede procesar algo hace que sea el cuerpo el que se ocupe de hacerlo. La manera que tienen el cuerpo de «llamar la atención» es a través del dolor. El problema es que el dolor, por si mismo, no procesa nada y aunque a veces haya medicinas que puedan paliar los dolores, la causa sigue ahí por lo que antes o después reaparecerán.

En el siguiente articulo veremos como podemos intuir que estamos somatizando asi como formas de solucionarlo.

 

Comments 2

  1. Diego
    3 diciembre, 2018

    Me parece muy bueno el artículo q acabo de leer y me siento identificado con el caso de ese paciente.

    1. Carmen Garcia
      3 diciembre, 2018

      En un par de días publicare la segunda parte que quizás pueda interesarle también.

      Expresar las emociones, gestionarlas y trabajarlas es sumamente importante.

      Mil gracias por comentar.

      un abrazo

Escribe un comentario